Ayuntamiento

Pedro Antonio López: "Este es el mayor desafío de mi vida; empecé de humorista y mira dónde estoy"

Cieza.es | 21 de diciembre de 2018 a las 11:57

Hay rostros con chispa y, evidentemente, el de Pedro Antonio López es uno de ellos. Su capacidad de seducción delante de las cámaras es muy recordada y celebrada, pero también sabe volcar ese desparpajo en la radio. Ya tiene muchos proyectos desarrollados en su haber, pero el más reciente, 'Extraños en la cena', es su estreno como actor de teatro. Una oportunidad más que le llega en su momento de madurez profesional. Por eso ha tardado tanto en tener la osadía de hacerlo porque no quiere fallarle a nadie. "Me da más respeto que la gente confíe en mi que el mero hecho de dar el salto al teatro. Es una gran responsabilidad", apostilla. Tiene la fortuna de trabajar en algo que le gusta mucho y tener siempre cerca, por ello, a personas de una creatividad especial. "Siempre aprendes algo nuevo". Y es que ama lo que hace en el momento que vive.

Pedro Antonio López es un hombre inquieto y le gusta enfrentarse a nuevos retos. El más deseado y esperado es el último: actuar en la obra 'Extraños en la cena', de Malas Compañía Teatro, cuyo estreno tendrá lugar este domingo, a las 19.30 horas, en el Club Atalaya Ateneo de la Villa. Tras nueve meses de intensos ensayos, esta comedia se ha convertido en una realidad. Siete actores conforman el reparto: Bruno Arredondo, Elena García-Estañ, Ana Cristina Martínez, José Mayor, Ricardo Tárraga, Mari Guirao y el propio López. "Me siento muyorgulloso de compartir escenario con ellos". Belén Luengo y Raúl Rey se encargan de dirigir esta adaptación de 'Perfecto sconosciuti', la película italiana de Paolo Genovese, autor del guión original.

Es evidente que el estreno de este domingo en su ciudad natal supone un aliciente añadido: "Me voy a encontrar muy a gusto. No cabe duda de que estrenar en Cieza es una satisfacción total". En la entrevista cuenta que para hacer que la escenografía cupiera en el escenario del Club Atalaya Ateneo de laVilla "hemos tenido que quitar una fila de asientos y dejar el aforo en unas ochenta localidades". A su modo de ver, y a pesar del formato más reducido, la proximidad física al espectador añade "emotividad". Los espectadores se meten dentro de la historia y cuando baja el telón se les oye comentar. "Espero que la gente lo pase bien; me gusta que se diviertan en el teatro porque para pasar un mal rato ya se encarga la vida", sentencia.

López explica que la idea para el montaje de esta obra sobrevino durante su paso por la escuela de interpretación de Alquibla Teatro. "Fue una experiencia excitante", asegura el ciezano. "Y las relaciones entre todos los compañeros fueron muy buenas. Por muy diferentes razones, pensábamos constantemente que sería perfecto crear un grupo de teatro para montar una obra". Este es el primer proyecto de Malas Compañías Teatro y no puede existir experiencia más satisfactoria para él que la de volver a estar al lado de sus compañeros. Por ello, le pareció una historia ideal para dar el salto al teatro, algo que le apetecía desde hace tiempo. "Este es el mayor desafío de mi vida; empecé de humorista y mira dónde estoy".

De su personaje asegura que "es de una complejidad tremenda, camina entre lo cómico y lo dramático. Mi papel es muy disparatado porque doy vida a un abogado muy influenciado por su esposa, pero que no le impide ser un canalla". Y es que es un guión exigente que pide la implicación del actor, todos los personajes lo requieren, pero este de una manera especial. El intérprete ciezano reconoce que su primera experiencia teatral está siendo "muy intensa". La historia no puede ser más interesante y aleccionadora. El texto elegido es un acierto, con una puesta en escena tan simple (una mera mesa y siente sillas) para que salgan a relucir en ella todos los sentimientos humanos. Porque los diálogos hurgan en la profundidad desde la comicidad y el disparate.

¿Cuánto de la película italiana dirigida por Paolo Genovese hay en la obra? "En mi opinión la obra teatral es más bonita que el largometraje, y luego está el plus de ver algo en vivo", asegura López. Y su aportación a esa cena de amigos es la aproximación que hace su personaje al desenlace final. Respetando en todo momento la trama original, siete amigos se reúnen para cenar y deciden jugar a un arriesgado juego: dejar sobre la mesa sus teléfonos móviles y compartir todos los mensajes y llamadas que reciban durante la velada. Magnífico punto de partida para un argumento cuyos resortes y planteamientos permiten conocer los secretos de cada personaje, a medio camino entre la comedia y el drama.

¿Son capaces unos amigos de compartir sus intimidades? Pues parece ser que sí. Quienes lo intentan sobre las tablas hacen todo lo posible para que el público encuentre en sus roles aún más similitudes con sus vidas. El relato de los hechos, así, responde a preguntas cómo: ¿Debemos compartir todos nuestros secretos? ¿Hasta dónde llega el límite de nuestra intimidad? ¿Las nuevas tecnologías nos ayudan o ejercen un control sobre nuestra vida? López, en su primera incursión teatral, busca exhibir un completo y complejo maridaje que vibra en esta comedia valiente y cabal, auténtica, con la emoción literal y obviamente a flor de piel, profunda y lúcida, que lo coloca como un actor ento da regla.

Bien es verdad que el nombre de Pedro Antonio López está también directamente relacionado con 'Honorato para pasar el rato' como humorista. A sus dos hermanos y a él les bastaron tan solo esas cinco palabras para abrirse de par en par las puertas de Youtube. Y otra, humor, para construir un mundo propio, muy personal, totalmente intransferible dentro del espectáculo del humor. Inimitables, que se dice. Aquellos años, aquel 2009 concretamente, fue el inicio de una etapa inolvidable. Conocedor de la realidad artística en la Región de Murcia desde hace años, y ante un futuro difícil de predecir, este actor y humorista es optimista: "Hay una nueva generación de talentosos ciezanos y una necesidad enorme de cultura".