Ayuntamiento

Francisca Serrano: "¡Quién me iba a decir a mí que luego iba a acabar cumpliendo mi sueño!"

Cieza.es | 30 de junio de 2017 a las 11:41

"Miro hacia atrás y el balance me resulta alentador", compendia la galerista ciezana. A lo largo de cuarenta años de idilio con el arte, la directora de Efe Serrano ha sacrificado muchas metas personales, pero se ha ganado el respeto y el reconocimiento profesional en media España. "Supongo que ha merecido la pena", dice con una sonrisa.

Vive de las obras de arte que no son suyas y de los trabajos que salen del taller de enmarcaciones. Las obras de arte invaden también su casa, en la última planta de este caserón restaurado de finales del siglo XVIII, en el que uno tiene la sensación de que Francisca Serrano Yuste (Cieza, 1952) y Ricardo Martínez, su marido, viven contra corriente. La biblioteca, abarrotada de catálogos de pintura y libros de arte, habla por sí sola de los intereses artísticos de esta mujer hecha a sí misma.

Acaba de cumplir sesenta y tres años, de los que más de la mitad los ha pasado trabajando junto a su marido. Su labor es de largo aliento. Muy largo. Hoy, diecinueve años después de haber abierto la galería de la calle San Sebastián, sigue pensando lo mismo: "Nunca imaginé todo lo que pasaría después. Cuando llegué a esta casa solo pensaba en ubicar mi hogar, el taller y la sala". La suya es la galería de Cieza más en forma en la actualidad. A la tradición de ser año tras año el mayor foco de exposiciones de artistas de primera fila de la ciudad se une la apuesta por jóvenes valores que han conseguido hacer de Efe Serrano el eje de todas las miradas.

El inmueble, frente al Museo Siyâsa, sigue siendo el centro artístico de antaño. Una de las estancias de la planta baja funciona ahora como tienda, pero la decoración es la misma: el acogedor vestíbulo, las imágenes en blanco y negro tomadas en 1960 por Antonio Orzáez, fotógrafo oficial de la sala Gaspar de Barcelona; algunas esculturas. Más allá, el taller de enmarcaciones está invadido de encargos. "Alguna vez me han preguntado qué me consideraba yo y siempre he dicho que Paquita, la de los cuadros", dice sin pretender ser falsamente humilde. Eligió ir por una carretera secundaria que ahora, con la trayectoria ejemplar de Efe Serrano, ha empalmado con una autopista.

Con una larga experiencia a sus espaldas como galerista y con su tarjeta de visita de dirigir una de las salas de arte de mayor prestigio de la Región de Murcia, donde constituye todo un referente cultural, Serrano está feliz con su mirada puede que ya cansada, pero siempre inquieta y abierta: "Miro hacia atrás y el balance me resulta alentador", compendia. Aún se emociona cuando recuerda cómo comenzó una andadura "a lo grande" porque fue el pintor ciezano José Lucas el que abrió la primera exposición y el que le facilitó los contactos con artistas de talla internacional. "Tuve el santo valor de pedirle a Pepe que inaugurara. Es el valiente de los valientes", bromea.

A lo largo de su trayectoria se ha erigido en sinónimo de perseverancia y pundonor en su idea de promocionar el arte con mayúsculas en Cieza. La entrevistada muestra "excitación y mucha ilusión" por haber cumplido su sueño. "¡Quién me iba a decir a mí que luego iba a acabar cumpliendo mi sueño!". Dice que la clave del éxito es la responsabilidad: "Ser una persona seria y formal. No hemos pensado en este negocio por el egoísmo del dinero". La otra clave del éxito, explica, es "un poco de disciplina, pues la regularidad en las exposiciones es importante y, al menos en mi caso, que te guste y mucho el trabajo. Si encima puedes disfrutar de ello, ¿qué más puedo pedir?".

Se declara "completamente autodidacta", aunque tiene razones de sobra para pensar que lo que ha conseguido hubiera sido imposible sin la complicidad de Ricardo Martínez. "Pienso que, en general, él ha sido fundamental, la mano derecha de mi casa y pionero de todo lo que hemos hecho juntos". Tiene la convicción de que lo importante era arriesgar. Fueron años en los que consiguió todo lo que se propuso. Ambos fueron reconocidos justamente en el 2012 con el Premio Fray Pasqual Salmerón concedido por el Centro de Estudios Históricos Fray Pasqual Salmerón de Cieza.

"Ha sido un proyecto de gran envergadura", recapitula Serrano con su mascota entre los brazos, pero sin quitarle ojo a su nieto de corta edad que se encuentra en el taller junto a su madre. "Sin duda, tengo que reconocer que han sido esos amigos y su valía los que han hecho posible que Efe Serrano haya estado presente en la Feria del Salón de Otoño, de París, donde consiguió ser la primera galería participante con dieciséis artistas de la tierra, de ellos ocho ciezanos. Y viajar, por ejemplo, a Nueva York, o estar presente en la Feria Internacional Anual de Arte Contemporáneo de Bruselas, donde tuve la oportunidad de conocer al pintor francés Mablo, quien me propuso ir a París".

Asume orgullosa su condición de enamorada del arte y lo lleva con naturalidad. Desde 1976 colecciona obras que "me han costado mucho conseguir. Mi mayor riqueza son mis obras de arte. Las primeras no tienen valor económico, pero sí sentimental". En estos 19 años de labor casi heroica, también ha tenido oportunidad de exponer la obra de Miguel Valverde, Molina Sánchez o Cayetano Toledo Puche, el pintor ciezano galardonado con la Medalla de Oro a la Pintura Española en la Bienal de Florencia; Salvador Dalí, Pablo Picasso, Tápies, Calvé, Manolo Valdés, Miguel Barceló y el gran pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamin, entre otros muchos.

Hace diez años marcó un hito en la historia de las galerías murcianas presentado por primera vez en la región la mejor exposición que jamás vio esta ciudad y que cuenta con más de siete centenares de obras del genio surrealista de Figueras, Salvador Dalí. Se trataba, quizás, de una de las más atractivas muestras del universal artista contemplada en muchos años. La gran cantidad de obra de Dalí, más de 700 piezas, y su inestimable valor artístico supusieron una rara oportunidad para el gran público murciano y foráneo de contemplar el importante legado del íntimo de García Lorca y Luis Cernuda. "Estoy loca, y mi mayor locura fue traerlo a Cieza", comenta.

Serrano, que considera la Colección Dalí como una de las decisiones más importantes de toda su trayectoria profesional, aspiraba a "consolidar esta exposición avalada por el Real Círculo de Bellas Artes de Barcelona". Tras la experiencia acumulada de casi diez años de andadura con la galería de arte, era la apuesta más trascendente realizada por ella. Eso le tomó algún tiempo, y mucho más decidir la remodelación integral del edificio. De los apoyos institucionales tanto regionales como locales no quiere hablar ni una sola palabra. Tajante: ni de sus gobernantes y su gestión, ni mucho menos de la política cultural. Ni una sola palabra suya.

Cuesta creer, tal como promete, que no aceptara las ofertas para establecerse fuera de Cieza. "Me lo han propuesto varias veces, y la respuesta ha sido no. En 1980 ya me propusieron irme a Barcelona y montar una galería, pero por problemas personales no acepté. Me arrepiento de no haber volado. Y no lo digo porque no me guste Cieza, sino porque me hubiera gustado crecer más. También me ofrecieron instalarme en Murcia, y tampoco lo hice. Creo que, la verdad, nunca se me ha quedado pequeño mi pueblo", concluye. A la galería Efe Serrano se le tiene un gran respeto fuera de la Región de Murcia, más que aquí, más incluso que el que le tenemos los nosotros mismos.