Ayuntamiento

Encontrar la solidaridad ante la fatalidad que impone la pandemia durante la protesta de los hosteleros de Cieza

Cieza.es | 9 de febrero de 2021 a las 11:45

No era Ana, 'la abuela de las vías', en sus protestas a favor del soterramiento del ferrocarril en Murcia. Pero la imagen tomada el pasado sábado en la Esquina del Convento bien podría hacernos recordar a esa venerable anciana. En medio de una crisis sanitaria que no acaba de irse, de una problemática insostenible de la economía y de un futuro más que incierto, cualquier canto al optimismo sonaría a sarcasmo. De ahí la necesidad de apoyarse en personas como la de la fotografía para lanzar el mensaje que necesita hoy un sector atribulado y, aún peor, desesperanzado, como el de la hostelería de Cieza. Sin volver la cara a la realidad, ni rendirse ante ella, por dura y amarga que sea. Al revés, convirtiendo los apoyos de personas en energía positiva para superar esa realidad adversa.

Sentada, reclinada en su andador y con una bufanda que le protege la garganta, lo primero que pienso al verla es "qué gesto tan solidario". Destila apoyo incondicional a una causa ajena, especialmente en una situación tan complicada para muchas familias ciezanas. Además es amable -"sácame sin problemas"- y su mirada, y su sonrisa oculta por la mascarilla, te traspasan de tal manera que desde el primer momento sabes que has tenido la inmensa suerte de encontrarte con una mujer excepcional. Frente a ella, y guardando la distancia de seguridad, un hostelero. Dos vidas absolutamente distintas y una lucha común, juntas. "Hay que apoyar", susurra con sencillez, con naturalidad, con verdad, a pesar de verse privada por la expresión facial por excelencia: la sonrisa.

Cuando la vía política no resulta, hay muchas razones que a menudo llevan a los ciudadanos a adoptar decisiones más drásticas. Como la de la Asociación de Hosteleros de Cieza, que comenzó el pasado 5 de febrero una concentración diaria ante la falta de ayudas al sector con motivo del cierre forzoso. Muchos están desesperados. Los hosteleros no saben qué hacer. Y han decidido actuar. "No nos moverán de la Esquina del Convento entre las 12.30 y las 13.00 horas hasta el 21 de febrero", advierten. Y es que se están incrementando las pérdidas en un ámbito con demasiadas tributaciones y unos ingresos que, como consecuencia del cierre de la hostelería, se han reducido. "Es un sector que se tambalea", asevera uno de los concentrados.

Tienen permiso de la delegación del Gobierno hasta el 21 de este mes para prolongar la protesta todos los días. Lo harán sentados en sillas que distan dos metros unas de otras y cumpliendo las normas sanitarias. Joaquín Ramos, miembro de la directiva de la Asociación de Hosteleros de Cieza, ha dicho que "ya está bien de parches" y ha reprochado que, de los 5.000.000 de euros para el sector que se prometieron desde Murcia, "todavía no ha llegado nada". Los hosteleros piden exenciones en las cotizaciones sociales ante un cierre forzoso "sin que se haya planteado un plan de rescate todavía". La cifra de negocio del sector de la hostelería se precipita desde el comienzo de la pandemia con una velocidad vista rara vez en otros sectores.