Ayuntamiento

Belenes hechos realidad

Cieza.es | 19 de diciembre de 2019 a las 19:59

A primera vista, nadie diría que, junto al belén municipal, ubicado en el nivel 0 del Museo Siyâsa, se esconde un asombroso nacimiento de Playmobil, con más de trescientas figuras, capaz de recrear los Misterios de la Natividad. En ese pesebre tan monumental se oculta la pasión de un joven ciezano llamado Joaquín Martínez Rosa. La afición por los belenes y por estos muñequitos de juguete prendió en él con sólo siete años. Es agradable encontrar un belén de estas características en el mismo espacio donde está el tradicional montado por la Asociación de Belenistas de Cieza. Es algo que hay que ver.

Cuando Joaquín Martínez Rosa montaba el belén de Playmobil en su hogar, esta labor se convertía en un asunto familiar: sus padres le ayudaban en las semanas previas a la Nochebuena. Y es que necesitaba dos meses de trabajo para concluir el montaje, con circo romano y trirreme fondeada en el puerto incluidos. Eso, y por supuesto, los distintos misterios que caracterizan el nacimiento tradicional. Su perfección tan detallada, su rica gama de colores y la forma que armoniza con la Navidad explica la popularidad de este nacimiento de juguete. "No fue difícil adaptar la maqueta cuando hice el primer montaje en la biblioteca municipal, y llevo dos años seguidos haciéndolo ahora en el museo", comentó Martínez durante la inauguración.

307 muñecos de 7,5 centímetros de alto integran una serie de escenas bíblicas de la anunciación. En la recreación no solamente se emplean 'clicks', sino también una serie de elementos que forman parte de esta popular marca de juguetes. En su superficie, que incluye este año sinuosas montañas elaboradas por el artista local Antonio Jesús Villa, no falta el más mínimo detalle, desde la Virgen, San José y el Niño Jesús, amén de la amplia representación de visitantes al divino alumbramiento, hasta una serie de edificaciones donde un majestuoso circo romano corona una escena que se complementa con legiones romanas, cuadrigas, camellos y pastores. También llama la atención una característica trirreme romana fondeada en un puerto.

De momento rivalizan en admiración. En unos días lo harán también en número de visitantes. Cerca de 8.000 personas pasaron el año pasado por la sala que alberga ambos belenes. Porque el nacimiento municipal ha corrido a cargo de la Asociación de Belenistas de Cieza, con su presidente a la cabeza Juan Marín, y la ayuda del joven artista Antonio Jesús Villa. Es de estilo costumbrista y está ambientado en la huerta tradicional de Cieza con sus características casas de campo. El diseño invita a contemplar el montaje de forma pausada y buscando las numerosas perspectivas que muestra. Y es que se ha cuidado hasta el más mínimo detalle y los edificios más emblemáticos de Cieza vuelven a ser los protagonistas para asombro de mayores y pequeños.

"De nuevo apostamos por edificaciones del siglo XVIII, realizando estudios al natural y contando con textos explicativos de Antonio Ballesteros, como el antiguo convento franciscano o el hospicio de la calle Hontana", explicó Marín. A lo largo de estas construcciones se sitúan los misterios tradicionales a los que se ha añadido una cuidada selección de escenas costumbristas relacionadas con oficios y labores agrícolas y domésticas como las mujeres que hacían su colada en la orilla del río, para luego dejar secar la ropa al sol o sobre algún arbusto. Si lavaban ropa de bebé, ellas solían creer que colgarla sobre romero traía suerte, pues decían que las ropas del Niño Jesús se dejaban secar sobre romero en las colinas de Palestina.

Los miembros del Coro y la Rondalla del Centro Social de Personas Mayores del IMAS bajo la dirección de Francisco Moreno Gómez pusieron la nota musical a la inauguración de ambos belenes, acto al que asistieron las concejalas de Festejos, Cultura, Museos y Biblioteca, María Jesús López, Melba Miñano, Conchi Villa y María Ramos, respectivamente, y miembros de la Corporación Municipal Esta propuesta navideña podrá visitarse en horario de mañana y tarde, concretamente de martes a sábado, de 11.00 a 14.00 horas y de 17.30 a 21.00 horas, y domingos y festivos, de 10.30 a 14.00 horas. El museo permanecerá cerrado los días 24 y 31 de diciembre. En el montaje del mismo ha colaborado la Concejalía de Museos.


[EN]Galería multimedia