Ayuntamiento

El alcalde visita el Centro de Interpretación del Cañón de Almadenes

Cieza.es | 28 de noviembre de 2019 a las 19:19

Desde que los ciezanos fueron conscientes de lo que significaba tener en una parte de su término municipal un espacio único y salvaje como el Cañón de Almadenes, este ha provocado dos reacciones: la necesidad urgente de protegerlo y la posibilidad de explotarlo turísticamente de forma responsable y sostenible. Con paredes de casi cien metros de verticalidad, el río Segura se adentra en una angosta garganta de nueve kilómetros de longitud. Naturaleza pura, sin señales de vida u obra humana alrededor. Si la visita a la Cueva de la Serreta hace vibrar los sentidos, el contemplar la magnificencia de este enclave natural desde su interior achica el espíritu. No hay adjetivos suficientes que hagan justicia al momento de asomarse al desfiladero. La apertura del centro de interpretación ayudará a comprender este lugar prodigioso modelado por la naturaleza, el agua y el tiempo.

Satisfechos. Así es como salieron este jueves el alcalde de Cieza, Pascual Lucas, y el concejal de Turismo, Antonio Moya, del Centro de Interpretación del Cañón de Almadenes tras la visita que realizaron junto al gerente de la empresa Mediampar SL, Antonio Casas, y miembros de la Corporación municipal. Después de varias semanas de funcionamiento, esta mañana conocieron de primera mano cuáles son las prestaciones y los servicios de este equipamiento que aspira a convertirse en una herramienta clave de promoción de unos de los enclaves naturales más asombrosos de la Región de Murcia.

El regidor aseguró que el centro de interpretación "va por el buen camino después de superar una serie de problemas" y definió el edificio como "una gran herramienta para divulgar el rico patrimonio natural y cultural que encierra este paraje natural", ya que incluyen abrigos y cuevas con pinturas rupestres declaradas por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. También subrayó las consecuencias "muy positivas" que generará su apertura para el turismo de naturaleza. "Hombro con hombro todos debemos contribuir a promocionar el cañón y aprovechar las oportunidades que hoy se nos plantean".

Para el concejal de Turismo estas nuevas instalaciones supondrán un elemento clave para la conservación del espacio. De hecho, ya el Plan Especial de Protección apuntaba la existencia de un turismo creciente, desordenado y espontáneo que se veía ya a finales de los 90 como una potencial amenaza para la conservación de los principales valores del espacio. "Se ha incluido, por tanto, en la propuesta de acciones a llevar a cabo para la conservación y el aprovechamiento socioeconómico, la realización de una serie de criterios encaminados a ordenar y regular el uso público, entre los que se encontraba la creación de un centro y área de acogida de visitantes".

Con su puesta en marcha, añade Moya, "se hace realidad el establecimiento de un programa educativo que informe a los destinatarios de los valores naturales, arqueológicos y culturales del espacio protegido, inculcando actitudes y conductas positivas a través del desarrollo de experiencias educativas in situ, así como actividades de turismo activo y de naturaleza compatibles con la conservación de los valores del espacio". Situado en el margen derecho del río Segura, aguas abajo del desfiladero, junto a la central hidroeléctrica, ocupa un lugar privilegiado por las excelentes vistas que ofrece.

El recinto cuenta con un espacio abierto de acogida de visitantes y una zona de interpretación del Cañón de Almadenes y sus valores medioambientales. También dispone de salón de actos, salas para actividades, para material deportivo y de naturaleza y cafetería, así como una zona administrativa del centro y aparcamientos. Se trata de un equipamiento pionero en la Región de Murcia en cuanto a sostenibilidad medioambiental, ya que es energéticamente independiente y está totalmente integrado en el entorno, de manera que la naturaleza forma parte de la edificación.