Ayuntamiento

La salud mental es cosa de todos

Cieza.es | 10 de octubre de 2019 a las 12:55

Este jueves, 10 de octubre, se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental. La trayectoria de veintiún años de la Asociación Salud Mental Cieza y Comarca (Afemce) ejemplifica el empuje y la determinación de un grupo de familias que ha hecho de la protección y la promoción de las personas con enfermedad mental la misión de sus vidas. Solo en los últimos años, gracias a iniciativas y colaboraciones con administraciones públicas y fundaciones privadas, la concienciación acerca de esta realidad está muy presente. Aún queda mucho camino por recorrer en este ámbito social, aunque entre 1998 y 2019 la labor de sensibilización en Cieza ha servido para borrar el estigma social que recae sobre estas enfermedades.

Asociación de Familiares de Personas con Enfermedad Mental de Cieza y Comarca, AFEMCE, fue el nombre que un grupo de familias eligió para poner en marcha esta entidad dedicada a mejorar la calidad de vida de sus asociados, basada en la defensa de sus derechos. Corría el año 1998 cuando comenzaron su andadura en un local de la calle Juan XXIII. Al primer presidente y su directiva el equipo de técnicos y voluntarios les vino como anillo al dedo, pues uno de los principales objetivos ha sido desde el principio el trabajo codo con codo con los usuarios. Y es que Afemce representa un cauce de participación, información, formación y reivindicación.

La unión de fuerzas y la colaboración con las administraciones públicas e instituciones privadas son los ejes que subyacen en todas las líneas de actuación que esta asociación lleva emprendiendo desde hace veintiún años. Hoy, su principal objetivo es la integración social y laboral de las personas con enfermedad mental. Así lo ha recordado el alcalde Pascual Lucas durante el acto institucional del Día Mundial de la Salud Mental, celebrado esta mañana en el salón de plenos del Ayuntamiento de Cieza, donde usuarios, monitores y responsables del Centro de Día de Afemce asistieron a la lectura del manifiesto y la proclamación oficial por esta efeméride.

Con la finalidad de movilizar al mayor número de personas posibles para dar visibilidad a los problemas mentales que aquejan a una parte de la población, el Ayuntamiento de Cieza ha albergado por primera vez este acto que también ha contado con la asistencia de las titulares de Bienestar Social y Administración General, Melba Miñano y María Jesús López, respectivamente, y las concejalas Laura Villa y María Turpín. En esta ocasión el Día Mundial de la Salud Mental está dedicado a la prevención del suicidio bajo el lema '40 segundos para actuar'. Precisamente ese ha sido el tiempo que ha pedido el regidor para guardar un momento de silencio por las personas que este año se han quitado la vida.

El usuario del Centro de Día de Afemce, Carmelo Ortega, ha puesto voz al manifiesto con el que su asociación reivindica la visibilidad de la tragedia del suicido entre las personas afectadas por enfermedad mental. Por ello, ha recordado que el lema propuesto por la Organización Mundial de la Salud "hace referencia a que cada 40 segundos se suicida una persona, de modo que no solo hay que pedir ayuda si alguien se encuentra en esa tesitura de no ver sentido a su vida, sino que quienes le rodean han de estar atentos y preparados para prestar su apoyo". También ha pedido que "como sociedad no podemos silenciar un tema tan grave".

Por otra parte, su compañero Santiago Cano ha sido el encargado de proclamar oficialmente el Día de la Salud Mental, lanzando un mensaje de esperanza porque, en palabras suyas, "la vida merece la pena ser vivida". También ha apelado a la interrelación entre la salud física y la salud mental y la importancia de lograr el bienestar emocional para un buen estado de salud general. En su intervención ha incidido en la idea de conectar con la vida, al tiempo que ha hecho un llamamiento a profesionales sanitarios, voluntarios, organizaciones, medios de comunicación y administraciones públicas a ir de la mano en el objetivo de conseguir la integración social de las personas con enfermedad mental.