Ayuntamiento

Escuelas de verano que cambian la vida de los niños

Cieza.es | 14 de agosto de 2019 a las 18:32

'Disfrutando del verano' es el lema que reza en la Escuela Social de Cieza. Ninguna otra expresión podría definir y contener de forma más concisa la filosofía de esta iniciativa impulsada por la Cofradía de la Santa Verónica y la Obra Social 'la Caixa' en colaboración con el Ayuntamiento de Cieza. 75 niños han sentido un caluroso abrazo cada vez que han llegado al Colegio Pedro Rodríguez, unido a la afectividad diaria y la transmisión de valores que les dota de los conocimientos necesarios para construir una personalidad fuerte, sin complejos ni baja autoestima para que el día de mañana unas personas felices. Una experiencia necesaria y gratificante para ambas partes, porque los monitores dicen haber recibido más de los que han dado a estos menores.

"Esto no es un 'adiós', sino un 'hasta el año que viene'". Con estas palabras, el presidente de la Cofradía de la Santa Verónica, Carlos Gustavo Aroca, clausuraba este miércoles una actividad que ha sido "escuela y casa" durante dos semanas. Y lo decía junto a los concejales de Bienestar Social y Deportes, Melba Miñano y Carlos Semitiel, respectivamente, y un representante de la Obra Social 'la Caixa', quienes hicieron hincapié en el trabajo realizado.

Durante el acto de clausura, algunos de los 75 participantes tuvieron la oportunidad de conocer a los responsables municipales y contarles sus experiencias. Aunque todos ellos vivieron momentos muy personales y distintos, coincidieron en que "repetirían sin lugar a dudas". Como era inevitable, la cuarta edición de la Escuela Social de Cieza 'Disfrutando del verano' se recordará por los momentos compartidos entre los pequeños, con edades comprendidas entre los 6 y 12 años.

Los niños se presentaron en las piscinas del Polideportivo Municipal Mariano Rojas con su típico aire desenfadado: una camiseta blanca y una gorra a juego, la toalla por debajo del brazo y esbozando unas enormes sonrisas que delataban sus ganas de disfrutar de una mañana de baño. No era para menos. Y es que tuvieron su día especial, en el que no faltaron las dinámicas de grupo al aire libre. Además de los juegos, también hubo hueco para las despedidas, especialmente las aquellos niños que ya no podrán seguir por superar la edad límite.

Este tipo de acciones no se limita a los que crean las obras sociales, sino que es aplicable a quienes, animados por objetivos altruistas, contribuyen a que las fundaciones cumplan sus fines. La Escuela Social de Cieza tiene el sostén económico de instituciones y entidades financieras, el apoyo de monitores especializados y el estímulo y la experiencia de una cofradía. Se trata de un proyecto puesto en marcha en 2016 que tiene como objetivo contribuir al desarrollo de la sociedad, promoviendo para ello acciones solidarias que tengan una auténtica utilidad social.