Ayuntamiento

Cumple treinta ediciones la Semana de Cine Mágico, una manera propia de entender y divulgar el séptimo arte

Cieza.es | 7 de agosto de 2019 a las 10:59

Ver una película en la terraza del Club Atalaya Ateneo de la Villa es como descorchar una botella de vino espumoso: el tapón vuela, aparecen imágenes, emergen diálogos, personajes, escenarios¿ empieza el placer de saborear cada fotograma. La Semana de Cine Mágico cumple treinta veranos. Cada año, a este cine al aire libre llega lo mejor del séptimo arte. Los organizadores vuelven a sorprender por la facilidad con que combinan películas para todos los gustos, exposiciones y ambientación hasta detalles como como la proyección de un clásico del cine mudo, con música en directo. La deuda contraída con ellos por los aficionados al cine en Cieza es mucha. Un aniversario tan redondo es un reconocimiento y agradecimiento a unas personas que hicieron más llevadera la vida cultural y social de la ciudad cuando se apagó el último cinematógrafo.

No es sencillo encontrar armonía entre una programación de cine, con títulos de calidad, y una temática de concienciación social. Y como no es sencillo, tampoco es raro que el Cine Club La Linterna Mágika no consiga una propuesta armónica. El sello de sus programaciones siempre se ha caracterizado por su espíritu artesanal, preciosista y reivindicativo, lo que encaja con el carácter mismo de sus responsables.

Hay quienes echan de menos una semana con más reminiscencias de la edad dorada de Hollywood. De las programaciones de otros tiempos, habrá quienes recuerden la primera proyección, 'Cinema Paradiso' (Giuseppe Tornatore, 1988). Otros se acordarán de la emisión de 'Lucky el intrépido' (Jess Franco, 1966), cinta rodada en Cieza y protagonizada por Ray Danton, que contó con en su reparto con la intervención del ciezano Juan Gómez 'El Flecha'.

Pasan los años y ahí sigue el cine club, incombustible en su empeño por contagiar una pasión que ha penetrado por los poros de las noches del estío ciezano. La próxima edición de la Semana de Cine Mágico, prevista del 15 al 22 de agosto, estará marcada por su treinta cumpleaños, que es de todos los que, de una manera u otra, aportan su granito de arena. Si siguen ahí después de tanto tiempo y teniendo éxito es por el respaldo del público.

María Cano y Jerónimo Villa hablan del programa de esta efeméride con el mismo entusiasmo con el que lo han elaborado. A su conocimiento privilegiado de los entresijos de esta actividad por haber vivido desde la trinchera del cine club su puesta en marcha, han sumado su compromiso social para completar el relato vibrante de una propuesta cultural que se ha afianzado en el verano ciezano.

En palabras suyas, "celebramos este trigésimo cumpleaños con el mismo entusiasmo, el mismo empuje y el mismo 'quijotismo', si me permiten la expresión, que aquella noche de verano de 1990 cuando inauguramos la primera edición con la proyección, en 35 mm, en una cabina destartalada, de la 'Cinema Paradiso', película con la que nos embarcábamos en esta aventura y cuyo tráiler nunca devolvimos".

Cano no conoce con certeza el secreto de una longevidad que ha resistido muchas dificultades y obstáculos. "Posiblemente sea el espíritu de resistencia que nos caracteriza a pesar de que, a veces, hemos flaqueado. Sin embargo, la constancia, la tenacidad y las ganas de trabajar ha podido con todo". También ha influido una de las singularidades de la pertenencia al Club Atalaya Ateneo de la Villa: "No comulgar con ruedas de molino", apostilla.

Para hacerse una idea de la intensa y rica trayectoria desplegada por la semana a lo largo de tres décadas no hay mejor exponente que las muestras organizadas. "Habrá exposiciones con los carteles de las 30 semanas, montajes de escenas mágicas de cine entre espartizales y un reportaje fotográfico del 'Día del Esparto 2019'. La nota nostálgica e identitaria la pondrá este año el tren Chicharra, de cuyo viaje final se han cumplido 50 años", explica.

Villa da cuenta de una selección que "pretende ser, como siempre, sugestiva, actual y variada con seis títulos de 2018 y un clásico de cine mudo de 1926. Abordan temas como la lucha contra el racismo como 'Green Book', ese 'libro verde' de la vergüenza que ahora reedita el Ayuntamiento de Madrid para proscribir a los cantautores rebeldes; la reivindicación del cine y el humor surrealista más nuestro con 'Tiempo después', de José Luis Cuerda, o la diversidad de vidas en 'Dolor y gloria', de Pedro Almodóvar".

También hay espacio para la denuncia social de la pobreza en la cinta libanesa 'Cafarnaúm', la defensa de los derechos de la mujer en la comedia francesa 'Las invisibles' y la denuncia de la omnipresente corrupción en la española 'El Reino'. "Y, por supuesto, hemos reservado una noche para la música en directo acompañando e ilustrando un clásico del cine mudo 'El maquinista de la General', en esta ocasión con la actuación del grupo Andrés Santos Station Band".

Las entradas tienen un precio de colaboración de 4,5 euros por sesión, excepto para el miércoles 21 de agosto -la proyección de 'La maquinista de la General'- cuya colaboración es de 6 euros. Asimismo, Villa informa de la "posibilidad de adquirir un bono para seis de las siete sesiones, excepto la de cine mudo musicado, y cuyo precio es de 22 euros, estando disponible su venta en taquilla. Todas las proyecciones comenzarán a las 21,45 horas".


[EN]Galería multimedia