Ayuntamiento

Mirar al futuro con los ojos puestos en la ciudadanía

Cieza.es | 17 de junio de 2019 a las 12:22

Para hacer rubio al moreno no hay tintes, pero no los hay para hacer político al que no lo es. El político tiene vocación o no la tiene. Y si no la tiene, no hay carrera ni formación que se la dé. Y es que éste debe curtirse en la vocación de servicio público, y ha de terminar su etapa pensando que aún no lo ha dado todo, pues la actividad política está orientada al bien común. No hay que olvidar que los ciudadanos piden a los políticos un verdadero compromiso en la consecución del bien común, que exige tanto la preparación profesional como auténtico rigor ético. Nada más adentrarse en esta parcela de la vida pública, muchos políticos caen en la tentación de creer que ya lo saben todo, y son vencidos por el espejismo de la sapiencia absoluta. Por eso se encierran en sus despachos oficiales a dar instrucciones a funcionarios y técnicos, tarea mucho más cómoda que la de escuchar a los ciudadanos. La política municipal debe ejercerse con vigor. El objetivo, la ciudadanía, y la materia de trabajo, lo que le pasa a la ciudadanía.

No se podía dar un paso. El salón de plenos se quedaba pequeño para acoger el acto. Familiares, amigos y vecinos de los veintiún concejales electos guardaron pacientemente el inicio de la sesión constitutiva y elección de alcalde del Ayuntamiento de Cieza. Estaban a punto de dar las dice menos cuarto en el reloj de la torre de la Asunción. Tres ediles rezagados se abrían paso entre las personas que se habían quedado de pie. Faltaban dos que aún no habían podido acceder a sus asientos. La alegría y la seriedad compartían espacio en el salón de plenos y no había más que observar a ambos lados de la bancada.

Hay muchas ilusiones en la nueva Corporación Municipal y ayer quedaron al descubierto en el consistorio, dentro de la sala y en los pasillos. Veinte días después de las elecciones municipales del 26 de mayo, el Ayuntamiento de Cieza abría sus puertas para una de esas citas que pueden quedar en la memoria de la institución municipal. La décima legislatura se presenta con menos grupos municipales, concretamente cinco -había seis-, y cuenta con la representación de ediles más nueva que se recuerda, ya que solo repiten ocho de los veintiunos que estuvieron en los últimos cuatro años.

La sesión arrancaba con la constitución de la Mesa de Edad compuesta por el edil más joven, Carlos Semitiel, y el más veterano, Juan Pedro Ruiz, que actuó como presidente bajo la mirada del secretario municipal Bartolomé Buendía. A medida que iban siendo llamados por el secretario en orden alfabético del primer apellido, los ediles prometieron o juraron su cargo con la mano derecha puesta sobre el Código de Leyes Políticas: "Juro/prometo por mi conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo de concejal del Ayuntamiento de Cieza, con lealtad al rey, y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado".

Una vez los miembros de la Mesa de Edad también juraron o prometieron su cargo, Buendía declaró constituida la Corporación Municipal y ofreció el turno de palabra a los portavoces de cada formación política. Parafraseando a Javier Jardiel Poncela, Juan Piñera (Vox) dijo que "el que no se atreve a ser inteligente se hace político" y abogó por "invertir" esa imagen que, en su opinión, "se tiene de los políticos". Tras él intervino Juan Pedro Ruiz, de Ciudadanos, que urgió al futuro Gobierno local a "tomarse en serio a los ciudadanos, porque muchas han sido las promesas y pocas las cumplidas".

Por su parte, Francisco Saorín (IU-Verdes) no se apartó de su estilo normalmente atemperado para subrayar que "tenemos un compromiso máximo con los ciudadanos por encima de todo", apostillando que "lo humano nos compromete". Le siguió Manuel Egea, del Partido Popular, que puso especial énfasis en el papel de su grupo municipal, "fiscalizar la labor del Gobierno y estar junto a los vecinos recogiendo sus quejas y sugerencias". El socialista Antonio Ignacio Martínez-Real fue el encargado de cerrar el turno de palabra citando a Tierno Galván, "los bolsillos de los gobernantes deben ser de cristal", y recordando a Ana Caballero (1924-2018), la primera mujer en formar parte de la corporación municipal democrática de 1979.

El momento más esperado llegó con la elección del alcalde, cargo al que pudieron presentar su candidatura los ediles que encabezaron las respectivas listas: Pascual Lucas (PSOE), Manuel Egea (PP), Francisco Saorín (IU-Verdes), óscar Verdejo (C`s) Y Juan Piñera (Vox). Proclamados los candidatos, los veintiún concejales emitieron su voto para elegir al regidor que obtuviese la mayoría absoluta. Llamó la atención que Vox no renunciara a presentar su candidatura, que únicamente fue votada por sus ellos mismos con dos votos. Como estaba previsto, la candidatura socialista obtuvo doce votos, los de sus diez concejales más los dos de IU-Verdes.

La sonrisa de María Jesús López y Antonio Moya al escuchar la frase pronunciada por el secretario "Pascual Lucas queda proclamado alcalde de Cieza" era bien significativa de la emoción que recorría la piel de los más cercanos al regidor. Pero los aplausos y gritos de júbilo por la investidura llegaron del fondo del salón de plenos, donde se encontraba el público. El primer edil aprovechó, por otra parte, su discurso de investidura ante la nueva Corporación Municipal para expresar su "gratitud" que, en palabras suyas, es lo que me ha traído aquí. Quiero agradecer el apoyo prestado a la gestión del anterior equipo de gobierno".

Algo más de un tercio del total de concejales repite a causa de la profunda renovación de las candidaturas presentadas en los últimos comicios y la entrada de una nueva formación política: Pascual Lucas, María Jesús López, Antonio Moya, María Ramos, Antonio Ignacio Martínez-Real, Francisco Saorín, Cristina García-Vaso y Óscar Verdejo. Por el contrario, se estrenan en el cargo Melba Miñano, Carlos Semitiel, Conchi Villa, Antonio Montiel, Marta Sánchez, Manuel Egea, María Turpín, Laura Villa, Francisco Martínez, Juan Pedro Ruiz, Juan Antonio Piñera y María Dolores Carrillo. Ignacio Erquicia es el único concejal que regresa de nuevo a la política municipal tras formar parte del equipo de gobierno del exalcalde Francisco López.

Fue uno de los asistentes al acto y de ahí que otro de los titulares de la jornada se lo llevara Emilio Ivars, secretario segundo de la Asamblea Regional de Murcia, quien acudió a respaldar la reelección de Pascual Lucas. Y lo hizo mientras estaba muy pendiente, a través de su teléfono móvil, de lo que estaba ocurriendo en otros ayuntamientos. Fue al poco de comenzar el acto cuando manifestaba a través de Twitter su acuerdo con la decisión tomada en Cartagena por la socialista Ana Belén Castejón y su equipo de concejales al llegar a un acuerdo con PP y C`s que permitiera su investidura. Ante la avalancha de reproches que comenzó a recibir en las redes sociales, y una vez trascendida la decisión de su cúpula, Ivars se apresuró a afirmar que su opinión era estrictamente personal.

Entre el público también se encontraban las exconcejalas Manuela Fernández, Carmen Camacho y Nerea Martínez, entre otros invitados. cabe recordar que estedomingo 16 de junio se cumplen tres semanas que las urnas dieron al PSOE el mayor número de ediles que nunca ha tenido este partido en la reciente historia democrática, desde la última mayoría absoluta obtenida en 1991 por Francisco Marín Escribano. Pascual Lucas salió reelegido con una holgada mayoría absoluta de doce escaños tras el acuerdo de gobierno alcanzado entre PSOE e Izquierda Unida.


[EN]Galería multimedia