Ayuntamiento

Personas que ayudan a ayudar, ejemplo a seguir que se hace más necesario que nunca cuando son países empobrecidos

Cieza.es | 14 de junio de 2019 a las 20:36

En lo que llevamos de año ya han sido muchas las iniciativas solidarias llevadas a cabo por entidades y asociaciones de Cieza. La más reciente, la I Caminata Nocturna Solidaria organizada por la Vocalía de Caridad de la JHP con el fin de sufragar un proyecto de cooperación al desarrollo en Camerún relacionado con la disponibilidad de agua para el consumo humano. En los países con el índice de desarrollo humano más bajo del mundo, donde no tienen acceso al agua potable, y en los que todos los problemas se recrudecen y las dificultades amenazan la vida y la salud de millones de personas, la solidaridad se hace más necesaria que nunca. Ese espíritu lo vemos en los vecinos de Cieza que no es otra cosa que una llamada a reflexionar y reconsiderar la urgencia del momento para la gente de los países empobrecidos, para que se reconozca la situación y se ayude en la medida de lo posible.

En un sencillo acto celebrado en la Casa Museo de la Semana Santa de Cieza, el presidente de la Junta de Hermandades Pasionarias, Joaquín Diego Gómez, entregó este jueves a la delegada de Manos Unidas en la Región de Murcia, María Teresa Romero, la recaudación de la I Caminata Nocturna Solidaria celebrada el pasado 17 de mayo, gracias a la Vocalía de Caridad del cabildo ciezano.

Previamente a la entrega del cheque por importe de 1.417 euros, el presidente de la JHP subrayó que los participantes, patrocinadores y colaboradores han dado pruebas de una gran solidaridad puesta al servicio de la labor de Manos Unidas. "Gracias en mayúsculas", trasladó en su intervención Gómez a todos ellos, sin olvidar el apoyo prestado por instituciones como la Federación de Atletismo de la Región de Murcia o personas como Tomás Antonio Rubio.

De la entidad beneficiaria del donativo, Romera destacó que es "un trabajo de cooperación al desarrollo para luchar contra el hambre, la deficiente nutrición, la miseria, la enfermedad, el subdesarrollo y la falta de educación". También aprovechó la delegada de Manos Unidas para recordar el origen de esta organización no gubernamental cuya raíz estaba en las mujeres de Acción Católica Española que realizaron su primera Campaña contra el Hambre en 1960".

Por su parte, la responsable de la Vocalía de Caridad de la JHP, Jose Salinas, explicó que el dinero donado hará realidad un proyecto de abastecimiento de agua potable por gravedad en tres poblados de Camerún. Se trata de la construcción de dos depósitos de captación de toma de agua proveniente de manantiales cercanos, de 5m3 cada uno; un depósito de 30 m3, 4 cámaras de válvulas y una red de 5.929 metros de canalizaciones de tubería con 5 cámaras y 10 fuentes públicas.

En total, serán beneficiarios directos de la iniciativa 4.000, pero los indirectos podrían llegar a 7.000. La necesidad de agua es imperiosa. La impone el desafío planetario de la pobreza y el subdesarrollo. Según recalcó Salinas, "el objetivo general del proyecto es contribuir a mejorar las condiciones de vida de la población del valle de Mbam y resolver los problemas de falta de acceso de agua potable abundante y en buenas condiciones sanitarias y subsanar serios problemas de salud originados por la carencia".