Ayuntamiento

Más de 500 bailarines se unen al ritmo del Día Internacional de la Danza

Cieza.es | 30 de abril de 2019 a las 10:50

Aunque la danza es uno de los lenguajes más universales del mundo, su significado cultural no siempre ha sido reconocido. Pero ahora, en distintos lugares se recuperan bailes antiguos, y otros se reinterpretan bajo una nueva y renovada visión. Volver a ser el mejor día internacional de los que se celebran en Cieza. Ese fue el objetivo del Día Mundial de la Danza, un encuentro promovido por el Grupo de Coros y Danzas de Cieza en torno al baile que congregó a medio millar de jóvenes bailarines en la plaza de España y que convirtió durante dos horas a este espacio público en el lugar con más ritmo de la ciudad. Todos ellos son el reflejo de una generación que disfruta con la danza, pero que no la utiliza solo como forma de ocio. Lo que se aprende disfrutando se entiende, se retiene y se reproduce mejor, porque la actitud del alumno favorece el aprendizaje.

En una sociedad en la que celebrar el Día Mundial de la Danza supone una reflexión sobre uno de los lenguajes más antiguos del mundo, el ejemplo de Cieza convierte lo habitual en lógico, sin que apenas nadie se pare a valorar que su significado cultural no siempre ha sido reconocido. Muchas fueron las asociaciones y las academias de baile que han querido sumarse a esta celebración que anualmente abandera el Grupo de Coros y Danzas de Cieza. Procedentes de los más diversos ámbitos profesionales y estilos de baile, el veterano grupo folclórico compartió con todos ellos, aproximadamente más de 500 bailarines, el interés y la pasión por la danza. Se trata de una iniciativa que sirve como herramienta de promoción y como escaparate de exhibición para todos los participantes.

Desde las 17.30 horas comenzó a llegar el público a la plaza de España para asistir a la conmemoración y con él los grupos participantes. Pero el verdadero espectáculo arrancaba media hora después, cuando empezaron a aparecer en la zona acotada de la plaza los alumnos de la Escuela Municipal de Folclore. Con este hermoso arranque, con el improvisado escenario repleto de refajos y zaragüelles, el público disfrutó de principio a fin. Ese apego a la raíz, coherente con la filosofía de los Coros y Danzas de Cieza, contrastaba con las coreografías que estaban por llegar como las interpretadas por los alumnos del Estudio de Danza 'Lola Navas'.

También ofreció una enérgica actuación los integrantes de Gimnasio 'En Forma'. Por su parte, la Escuela de Flamenco del Centro de Folclore fue otra de las gratas sorpresas de la tarde. Continuando con las exbiciones, llegaba el turno de Estudio Profesional de Danza María Lucas, encargado de llevar a los espectadores todo un ejemplo de su trabajo en las aulas. Del mismo modo, New Way Gimnasio, Escuela de Danzas Urbanas, Fibel Sport y Club Acrodance Cieza mostraron su lado más desenfadado con coreografías de bailes urbanos. El Grupo Rociero del Segura y la Escuela de Danza Charo Trigueros pusieron el broche a la esta conmemoración instituida en 1982 por el Consejo Internacional de la Danza (CID).