Ayuntamiento

La viva imagen de una Semana Santa que quiere ser de interés turístico internacional

Cieza.es | 17 de abril de 2019 a las 14:04

Apenas unas horas antes de su arresto y crucifixión, según los Evangelios, Jesús de Nazaret rezó en un huerto de olivos llamado Getsemaní. Cientos de ciezanos asisten cada Martes Santo a la plaza Mayor con ocasión del Acto del Prendimiento para recordar la noche mas oscura de la vida de Jesús. Se trata de auto sacramental que escenifica la última cena pascual, su agónica plegaria mientras sus discípulos duermen, la traición por Judas y su prendimiento por los romanos para ser llevado ante el sumo sacerdote Caifás. Cada cierto tiempo, en el corazón de Cieza, se escenifica el sentir nazareno de un pueblo. El sentido humano de lo sagrado, y quizá también el gusto del ser humano por la escenificación, se recrea sobre un escenario. Pero no es uno convencional, entendido como un tinglado de madera al que se encaraman los actores. La plaza se presta toda ella -calles adyacentes, basílica, consistorio y casas particulares- a la evocación de una historia bajo el prisma de la fe religiosa, con su planteamiento, nudo y desenlace: el prendimiento de Jesús.

Cuatro pasos, cinco hermandades, de los que la Cofradía del Tercio Romano del Santo Sepulcro participa activamente; cuatro narradores y un predicador se involucran en uno de los pasajes del relato de la Pasión de Jesús. Se trata de un auto realizado a partir del guión 'Tras los pasos de El Prendimiento', del autor José Rogelio Fernández Lozano, para la Junta de Hermandades Pasionarias de Cieza. La representación del mismo, cercano al público y entremezclado con él, comienza a la hora señalada. Suenan las trompetas y se ilumina el pórtico principal de la basílica de la Asunción. El sacerdote José Antonio García, consiliario de la Junta de Hermandades Pasionarias, vuelve a cumplir con la tradición y pregunta: "¿A quién buscáis?". A su alrededor están ya preparados los narradores Piedad Quijada, Alejo Lucas, Luis Roldán y Antonio Martínez, quienes forman parte de la escenificación.

Una vez más, cobra vida el prendimiento de Jesús de Nazaret en la noche del Martes Santo ciezano en la plaza Mayor y sigue el itinerario oficial de las procesiones ciezanas. El público asiste a la última cena de Jesús con sus discípulos. También es testigo de la escena en la que Jesús ora en Getsemaní, donde Judas lo traiciona poniéndolo en manos de los romanos. Los pasos Santa Cena, La Oración del Huerto, El Prendimiento y Nuestro Padre Jesús Nazareno embellecen una emotiva escenificación como parte fundamental de un auto tejido por los diálogos del dramaturgo moratallero, responsable de la restauración del texto a finales de los noventa del siglo XX basado en los fragmentos evangélicos sobre la Pasión de Cristo. El momento álgido de la noche llega de la mano de la Cofradía del Tercio Romano del Santo Sepulcro, los populares 'Armaos', cuya presencia dota de personalidad al acto.

Seguir el rastro de la Procesión del Prendimiento (siglo XVIII) fue lo mejor que pudieron hacer las personas que se encontraron con el aforo completo en un recinto que incorporaba muchas novedades dentro del proyecto 'Prendimiento para todos'. Se trata de una serie de actuaciones relacionadas con la parte escénica como las proyecciones de imágenes y la reproducción de un huerto de olivos, así como una nueva ubicación de los narradores. Otra de las mejoras introducidas fue la disposición del espacio, con una zona habilitada para personas con discapacitad que contó con un intérprete del lenguaje de signos. En esa misma línea de accesibilidad para todos, el braille abrió una puerta para poner la repersentación al alcance de las personas ciegas, con la puesta a disposición de un sistema de lectura y táctil.


[EN]Galería multimedia