Ayuntamiento

Los componentes del Musical 'La Pasión' y el cofrade Gabriel Motos Abolafio, ejemplos de amor al prójimo

Cieza.es | 14 de abril de 2019 a las 17:53

En la época de Cristo a los samaritanos se les tachaba de infieles, pero Jesús de Nazaret, en una de sus parábolas más conocidas, pone al "buen samaritano" como ejemplo de amor al prójimo. La última edición de los galardones de la Cofradía de la Samaritana se convirtió en la excusa perfecta para organizar uno de esos actos que llevan el sello de esta hermandad fundada en 1954, en la que los protagonistas suelen ser las asociaciones, entidades e instituciones ciezanas más conocidas y reconocidas por su labor altruista y donde el trabajo nazareno de sus cofrades sale a la luz de todos.

Una labor generosa para ayudar a las personas que más lo necesitan como la de los componentes del Musical 'La Pasión' merecían el galardón Samaritano del Año. Anoche lo obtuvo por su trayectoria de doce años a favor de los demás gracias a "su callada y discreta manera de trabajar con quienes piden su ayuda". Son tiempos para hablar de altruismo. Quizá sea precisamente esta época de Cuaresma la más adecuada para recordar que la generosidad es, entre otras cosas, lo que hace avanzar a una comunidad hacia un lugar mejor. Este fue el mensaje de esperanza que se desprendió este sábado de este acto organizado por la Cofradía de la Samaritana. Y es que, en citas como esta, hay que reivindicar ese espíritu de compromiso social en el ejemplo particular de los protagonistas de esta representación teatral y animar a la sociedad a involucrarse con los más necesitados. Esas fueron las primeras palabras de Javier Ramos, director  del grupo, tras hacerse entrega de la distinción. Y añadió lo siguiente: "Queremos actualizar con esta obra el mensaje de Jesús".

Por su parte, Gabriel Motos Abolafio, que con mayor generosidad se ha ganado el respeto y la admiración de su cofradía de toda la vida, obtuvo también el título de Samaritano de Honor. A este veterano nazareno de 57 años de edad, casado y con dos hijos, se le reconoció así su labor progresiva en el crecimiento de la hermandad y su aportación al desarrollo de los desfiles procesionales. El homenajeado fue presentado como un hombre serio, trabajador y respetuoso con las tradiciones, pero bien enraizado en las nuevas formas de la vida cofrade. En una emotiva presentación se trazó el perfil humano del hijo del que fuera presidente de esta cofradía José Motos Marín, a quien se señaló como responsable de los valores y principios que han regido toda su vida nazarena. El homenajeado, que no titubeó para agradecer una distinción que dijo no merecer, recibió la insignia de oro de la hermandad de manos del presidente Francisco Morcillo.

Al finalizar el acto en el aula de la Fundación Cajamurcia tuvo lugar un concierto de marchas de Semana Santa cargo de la Asociación Musical 'No Tenemos Prisa'. El repertorio elegido para la ocasión comenzó con 'Fidelidad' de José Vélez García, continuó con 'Bendita amargura' y 'Soledad' de Víctor Manuel Ferrer Castillo y concluyó con 'La Samaritana' del maestro ciezano José Gómez Villa. El ambiente propio de estas celebraciones religiosas se dejó sentir en el auditorio, en el que al caluroso homenaje tributado se unieron las notas musicales más evocadoras. Entre el público se encontraba la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Cieza, María Ramos, representantes de la Corporación Municipal y de la Junta de Hermandades Pasionarias de Cieza, así como el Nazareno del Año, Antonio Lucas, y el pregonero de la Semana Santa, Antonio Morales.


[EN]Galería multimedia