Ayuntamiento

Un viernes noche diferente con vistas a la plaza Mayor

Cieza.es | 23 de marzo de 2019 a las 12:53

Olvidarse del trabajo y romper con la monotonía en un entorno urbano único. 'Afterwork&Pasajes Floración' invita a dejarse llevar por un lugar en el que la gastronomía es parte de la cultura y el patrimonio rebosa por todos los rincones. El casco antiguo de Cieza encierra espacios singulares, donde lo cotidiano habita entre edificios históricos y encantadores conjuntos etnográficos. Anoche no fue una excepción. Se pudo empezar a disfrutar ya desde el atardecer, con una cerveza en la mano mientras que el artista José Semitiel Segura comenzaba a pintar o con una de las especialidades de Panadería Manolo. Beberse un quinto es más que un acto social: es la expresión concreta de un carácter, de una forma de vida. Comenzando con buen pie la velada, había mucho donde elegir: visitar la basílica de la Asunción. O se podía ir abriendo el apetito con el concierto de música clásica ofrecido por el pianista Pablo Martínez y el violinista Pablo Roca. Si el visitante prefería moverse por su cuenta, podía asomarse al Balcón del Muro, o meramente pasear por las calles y callejuelas aledañas a la plaza.Y si la noche le sorprendía en el citado mirador, no había problema. A una buena conversación en uno de los bancos con vistas a la huerta y al río le podía seguir algunas de las opciones más dulces del pueblo, con lo que, desde las tortas de pan dormido hasta las milhojas, nadie se despide del casco antiguo sin llevarse algo de sus reposterías. Con la primavera se renuevan las ganas deestar en la calle hasta bien entrada la noche.

En esta tercera ocasión 'Afterwork&Pasajes Floración' ocupaba el centro neurálgico del casco antiguo de Cieza, la plaza Mayor, a sabiendas del enorme atractivo turístico que imprime su imagen de postal: la piedra de la basílica de la Asunción y la remozada fachada del Consistorio de la ciudad. No es de extrañar que este espacio público, espectacular por las noches gracias a su iluminación, constituya un rincón privilegiado. Y es que el conjunto es una exclamación urbana de la identidad ciezana. A algunos les parecerá que tiene más encanto la recoleta y señera plaza de San Bartolomé, y a otros la de Los Carros, más desgarbada y ajardinada; otros preferirán de la poco frecuentada de Colón, ligeramente empinada, o la espaciosa y monumental del Ayuntamiento. Unas y otras guardan un aire de familia, a todas les une el estar diseminadas por el casco viejo de la ciudad, en una letanía de belleza imperfecta.

Como continuación a este aspecto más lúdico de la programación, los paseos musicales por la parte vieja de Cieza continuaron este viernes en la plaza Mayor. Con el atrio de la basílica de fondo, el pintor José Semitiel Segura hizo una exhibición de su talento artístico, plegándose por entero a los modos de hacer música de Pablo Martínez y Pablo Roca. En lo que respecta a la actuación, ambos solistas realizaron unas intervenciones verdaderamente convincentes por su solidez técnica y madurez interpretativa del amplio y variado programa. Hubo una elegante lectura de las piezas más populares, y también delicadeza expresiva y sensibilidad exquisita en las obras más selectas. El resultado fue una interpretación honda e introspectiva. Pese a seral aire libre, la calidad del sonido fue formidable. Hermoso espacio sonoro, gentileza de la organización, el que se consiguió.

Una amplia oferta cultural, natural e histórica queda materializada en la buena salud de la que goza el plan turístico Floración. En total, y según los últimos datos facilitados por el Ayuntamiento de Cieza, fueron más de 60.000 los visitantes que decidieron pasar en 2018 por algunas de las actividades programadas. Muchos de ellos se desplazaron casi exclusivamente para ver la floración en los campos, disfrutar de SaborArte en la plaza de España o asistir a un concierto del Flor Cieza Festival. Sin embargo, el citado plan de dinamización turística no se acaba en la cuidada y variada programación a lo largo de todo un mes que gira en torno a naturaleza, deportes, música, gastronomía y patrimonio. Por ejemplo, la principal novedad de este año está siendo incorporar un espacio único donde la música, las artes plásticas y la gastronomía se dan cita para reconocer el patrimonio. Y bien que está funcionando a juzgar por la acogida de público que registra viernes tras viernes.


[EN]Galería multimedia