Ayuntamiento

Cuando la familia nazarena no olvida a quienes acuden a ayudar a los más desfavorecidos

Cieza.es | 7 de marzo de 2019 a las 13:06

En el comedor social de la calle Mesones impera una camaradería con elevadas dosis de altruismo y un claro significado: "Esto nos concierne a todos". En el interior de la cocina hay un grupo de voluntarias que, totalmente entregadas, preparan el menú del día. No muy lejos del pequeño local, en el aparcamiento de la acera de enfrente, dos personas acarrean el pesado bulto de un saco de patatas. "Algunos somos jubilados y podríamos estar haciendo otras cosas -dice uno de los porteadores-; pero, en muchos aspectos, esta experiencia es más aleccionadora. Tal vez nos convierta en mejores vecinos". Tal vez sí. Tranquiliza saber que los usuarios del comedor no sufrirán aún más de lo que su propia situación personal ya les causa. Este proyecto social ha sido levantado por la férrea voluntad y constancia de la Asociación Piedras Vivas, merecedora este año del galardón Cirios Solidarios que concede la Vocalía de Caridad de la Junta de Hermandades Pasionarias de Cieza.

A veces las comunidades avanzan gracias al impulso de decisiones tomadas para resolver las vicisitudes del momento, pero sin prever las dificultades que pueden acarrear en el futuro. El sacerdote Mariano Caballero tomó una de esas decisiones de crear una asociación laica cuyos socios fundadores compartiesen un espíritu eclesial y cristiano. Él edificó un proyecto que ama, y a través de su actitud hacia los más desfavorecidos iluminó la vida. En la actualidad la Asociación Piedras Vivas parece no dar abasto a la hora de atender a las personas que acuden a diario a comer al local que se halla en la calle Mesones, anexo al monasterio de la Inmaculada Concepción. Fue cedido generosamente, sin contraprestación alguna, por las hermanas Clarisas. Apenas seis metros cuadrados de comedor, más una pequeña cocina donde la asociación inició su labor estableciendo turnos de comida con grupos de 16 personas, que eran derivadas por Cáritas Diocesana, Cruz Roja o Servicios Sociales.

Los miembros de la directiva de Piedras Vivas, María Ángeles Ruiz y Manuel Medina, recibieron de manos del presidente de la Junta de Hermandades Pasionarias, Joaquín Diego Gómez, el galardón concedido anualmente por la Vocalía de Caridad del cabildo ciezano a asociaciones, entidades e instituciones por su aportación en el terreno de la solidaridad. Además del comedor social, la asociación desarrolla otro proyecto denominado 'Contigo', a través del cual se presta un servicio de acompañamiento y respiro familiar dirigido a pacientes ingresados en el Hospital de la Vega-Lorenzo Guirao, especialmente, aquellos que se encuentran en situación de dependencia. El horizonte de la Asociación Piedras Vivas aspira, sin embargo, a ampliarse con más proyectos sociales como, por ejemplo, la atención personalizada con actividades socioeducativas a niños en riesgo de exclusión social, tal y como se anunció en el transcurso del acto de entrega.

Cirios Solidarios se realiza a modo de una ofrenda por parte de las dieciocho cofradías hermandades de la Semana Santa de Cieza con el fin de apoyar la labor solidaria de los colectivos de la localidad. El reconocimiento de este año tuvo lugar durante la misa del Miércoles de Ceniza, el rito que invita alos fieles a detenerse para meditar sobre la Pasión de Jesús, que fue concelebrada por los sacerdotes José Antonio García y el propio Mariano Caballero en la basílica de la Asunción, donde se dieron cita representantes de cada una de las cofradías y hermandades ciezanas, así como el pregonero de la Semana Santa de Cieza, Antonio Morales, y los concejales de la Corporación Municipal Manuela Fernández y Óscar Verdejo. Hubo foto de familia al término del acto, con los galardonados, quienes recibieron las felicitaciones de todos los presentes. Junto a socios fundadores y voluntarios, los directivos de Piedras Vivas acapararon todas las miradas, especialmente su presidente, quien concelebró la misa.


[EN]Galería multimedia