Ayuntamiento

CCCi ve fallos de aplicación en el plan de arbolado urbano

Cieza.es | 7 de febrero de 2019 a las 19:37

"Algunas actuaciones agravan, con el paso del tiempo, la convivencia, los derechos de vistas y confort y la seguridad y suciedad de las calles". Para José Luis Vergara "la ciudad es el hábitat natural del ser humano, los árboles nos acompañan para mejorar nuestra vida en ella, no para ser fuente de problemas, aislamiento y peligrosidad".

"En CCCiezanos somos firmes defensores del arbolado en nuestras calles, plazas y parques, quede bien claro, pero exigimos que nuestros árboles urbanos, plantados por el hombre para mejor disfrute de la ciudad, no se conviertan en un foco de problemas, que es lo que está pasando en la actualidad en determinadas zonas donde oscurecen en demasía algunas viviendas, impiden la iluminación de seguridad nocturna e incluso tapan indebidamente y con riesgo las señales de tráfico o los semáforos. En otras calles (como la avenida de Azorín, la misma plaza de España o la González Díaz) la suciedad que producen sus minúsculos frutos al caer es realmente injustificable", asegura taxativo el concejal centrista José Luis Vergara, que en su día votó favorablemente el Plan Director de Arbolado Urbano propuesto por el Gobierno local y que sigue suscribiendo "en amplísimo porcentaje".

"Porque ese Plan Director fija como uno de sus objetivos principales 'mejorar o crear condiciones de vida óptimas para las personas que viven en la ciudad', así de claro lo refleja el Plan, por lo tanto, la manera de gestionar determinadas podas incumple el objetivo primordial. Todavía más: se dice que las características de los árboles tienen una repercusión directa en la seguridad de los ciudadanos, el paisajismo, el clima urbano y la mejora medioambiental. Todo ello nos lleva a sostener con firmeza que algo se está haciendo mal, o simplemente no se está haciendo, cuando algunos árboles perjudican el clima del interior de las viviendas, que es también clima urbano, cuando menoscaban la seguridad de los ciudadanos en su relación diaria y constante con el tráfico y cuando el paisajismo se compromete con una suciedad rayana en la porquería".

Para CCCi es preciso que las actuaciones y sustituciones a llevar "se acomoden al objetivo esencial del Plan, la seguridad y mejora de la vida de las personas, que somos los residentes naturales de los pueblos y ciudades. Queremos una ciudad con árboles, arbustos, flores y agua; con más árboles en realidad, pero que estos no agraven la convivencia y la seguridad, que la plaza de España no parezca la fiesta de la vendimia al caer a tropel las flores de la jacaranda o que otras calles no parezcan la entrada de las porquerizas por el fruto pastoso de los aligustres. Por eso me pregunto ¿ni siquiera las personas somos lo primero en nuestro medio natural?", añade Vergara.

Finalmente, el concejal centrista dijo no entender "la virulencia verbal del edil de Urbanismo, que ora se mostraba sorprendido, ora apenado, cual emoticono concejil por mi supuesta desafección a mis principios. No hay tal, lo que hay es mejor entendimiento y capacidad de corregir lo que el paso de los años está convirtiendo en un error de cálculo; y defensa neta y clara de los mismos objetivos que me llevaron en su día a apoyar el Plan Director".