Ayuntamiento

El joven 'astrónomo' Diego Fernández Ortiz, socio de honor de la Asociación Cultural Voluntarios de Siyâsa

Cieza.es | 15 de enero de 2019 a las 11:48

Hoy en día cualquier astrónomo puede escrutar el universo con nuevos instrumentos y técnicas capaces de ver o deducir la presencia incluso de planetas alrededor de estrellas lejanas. Que tenga éxito en su propósito es otra historia. Y que tenga el mismo éxito que el niño ciezano Diego Fernández Ortiz es poco probable. Figura como el 'astrónomo' más joven en descubrir una supernova.

A pesar de su juventud (tan solo tiene 9 años), Diego Fernández Ortiz ha sido invitado a formar parte de la Asociación Cultural Voluntarios de Siyâsa como socio de honor. A finales del año pasado ha acaparado toda la atención de la comunidad científica internacional por ser el 'astrónomo' más joven en descubrir una supernova. Y lo ha conseguido desde Moscú, mientras observaba la constelación del Pez Volador, conocida también como Volans, con ayuda de imágenes captadas por el telescopio australiano T31.

Anoche estuvo en la sede de la Fundación Cajamurcia para asistir al acto organizado por la asociación que preside María José Morcillo, quien le entregó una placa en reconocimiento por "la difusión del nombre de Cieza en todos los medios internacionales al ser la persona más joven que ha descubierto una supernova". Y es que ha desempeñado un papel protagonista en el hallazgo, en que tuvo como coautores del mismo a los escolares rusos Kiril Iónov, Ivaán Spásich y Denis Vdovin, de 13, 12 y 14 años, respectivamente, todos ellos miembros de un círculo astronómico del centro educativo moscovita Na Donskói.

El hijo del escritor Antonio Fernández, oficial del Consulado de España en Moscú, es la segunda persona en recibir esta distinción tras el catedrático de Historia Medieval, Ángel Luis Molina. En la breve entrevista que le hizo Joaquín Salmerón, director del Servicio Municipal de Patrimonio Histórico, confesaba sentirse "feliz" por un nombramiento que "no esperaba". Por la mañana, y según explicó Salmerón, el joven estudiante visitaba la Cueva del Arco, después de haber estado en los últimos dos años tanto en la Cueva de la Serreta como en el Museo Siyâsa.