Ayuntamiento

Joaquín Valero toma las riendas de la Asociación de Vecinos de Santa Clara-La Ermita

Cieza.es | 12 de diciembre de 2018 a las 12:29

"Es la hora de la presencia de nuevas personas en la asociación de vecinos. Queremos darle un aire renovado a la directiva". Este es uno de los mensajes más destacados de la Asociación de Vecinos Santa Clara-La Ermita que lanzó este martes ante los medios con el fin de dar a conocer la composición de la nueva junta directiva. En la presentación del equipo encabezado por Joaquín Valero se puso de manifiesto que toda la actividad asociativa estará orientada a la consecución del bien común.

Joaquín Valero, Manuel Cano e Isabel Marín han sido elegidos presidente, vicepresidente y secretaria de la Asociación de Vecinos de Santa Clara-La Ermita junto a los vocales José Penalva, Pascual Yuste y María Bleda, entre otros. La intención de este equipo es ofrecer "nuevos aires" a la asociación vecinal ante "la falta de personas para seguir realizando la importante labor que lleva a cabo en el barrio".

Respecto a los asuntos que ocupan y preocupan a los vecinos,Valero aseguró que "no hay un orden de prioridades porque todos los temas son importantes como la problemática de los fuertes olores del colector de aguas residuales, la apertura de una sala de estudio, único barrio que no tiene este equipamiento municipal; la habilitación de pistas deportivas o la mejora de aceras y elementos relacionados con la seguridad vial".

El nuevo interlocutor vecinal planteó en su intervención la necesidad buscar la solución a las demandas de los residentes y apostó por "reunirse inmediatamente con todas las concejalías que sean necesarias del Ayuntamiento de Cieza". También explicó que ya se ha consensuado una campaña en el seno de la asociación dirigida a los vecinos, a los que se les va a pedir sus aportaciones y sugerencias para mejorar las carencias del barrio.

En la presentación los comparecientes agradecieron a la iglesia de Santa Clara la cesión del local para la asociación, al tiempo que animaron a los vecinos a asociarse. Y es que la participación ciudadana es un derecho y a la vez una obligación, "porque cuanto mayor sea la participación de los vecinos en los asuntos públicos, mejor defenderemos nuestros derechos y más avanzaremos en la mejora y transformación de nuestro barrio".