Ayuntamiento

Un patrimonio de la humanidad que nos hace únicos

Cieza.es | 7 de diciembre de 2018 a las 10:50

A pesar de que el ciudadano tiene la impresión de que pocas cosas se escapan ya a la declaración de la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, o Patrimonio Inmaterial, Cieza puede presumir con legítimo orgullo de poseer un conjunto de abrigos de arte rupestre en la cúspide de las joyas que ampara esta distinción, obtenida en 1998 junto a otros enclaves del arco mediterráneo de la península ibérica. Pocas experiencias despiertan tanta emoción como el privilegio de contemplar unas expresiones artísticas tan extraordinarias.

Este 2018 es un año muy especial para el patrimonio histórico de Cieza. Por un lado, se celebra el 25 aniversario del descubrimiento del arte rupestre paleolítico en la Región de Murcia, un hallazgo sin parangón en la Comunidad Autónoma. Y, por otro lado, se cumplen veinte años de la declaración como Patrimonio de la Humanidad el arte rupestre del arco mediterráneo de la península ibérica.

La del miércoles por la tarde fue la segunda ocasión en la que el edil de Patrimonio Histórico, Antonio Moya, y la concejala de Museos, Pilar Martínez, coincidieron en público en un acto conmemorativo por este doble aniversario, después del homenaje a los descubridores del arte rupestre paleolítico en Cieza, Grupo Almadenes, que tuvo lugar el pasado 22 de noviembre en la Sala Manuela Burló Moreno del Teatro Capitol.

Para la efeméride, y en la sala de exposiciones temporales del Museo Siyâsa, el alcalde Pascual Lucas fue el encargado de celebrar el doble aniversario de uno de los tesoros de Cieza, cuya proyección internacional sigue expandiéndose. El regidor aprovechó su intervención para anunciar que la exposición 'Más que cuevas. Arte rupestre y arqueología en el Cañón de Almadenes' viajará al museo de la calle San Sebastián, donde podrá visitarse del 7 de febrero al 20 de abril de 2019.

No cabe duda de que para comprender el alcance y la dimensión de este bien patrimonial de cronología prehistórica es necesario recurrir a expertos profesionales que son capaces de mostrar al público hasta sus más recónditos secretos, desde el máximo rigor científico. Es el caso del director del Servicio Municipal de Patrimonio Histórico, Joaquín Salmerón Juan, quien satisfizo de forma brillante a los asistentes con la charla 'El arte rupestre de Cieza'.

Pocas experiencias despiertan tanta emoción como el privilegio de contemplar estas primitivas expresiones artísticas distribuidas en 25 enclaves, conocer su tipología, y descubrir en primera persona por qué este municipio de la Vega Alta del Segura es un auténtico santuario del arte rupestre. Y así, con el ídolo de la Serreta como emblema, Salmerón volvió a evocar los descubrimientos realizados a lo largo de este último cuarto de siglo.

Con todo, los hallazgos no pueden darse por terminados, ya que las miradas de ellos arqueólogos están puestas en la Cueva del Arco. A simple vista, parece una pura alucinación en Almadenes, un lugar único en el entorno de un desfiladero entre mágico, natural y salvaje. Escondida entre abruptos barrancos y accesible a través de un sinuoso y angosto sendero, la cavidad deslumbra al visitante con su singular morfología. Y es que su arco de piedra se integra a la perfección en el terreno escarpado. Su ubicación evoca un pasado prehistórico todavía por descubrir.

Al acto acudieron numerosas personas, como la edil de la Corporación Municipal Carmen Camacho, el arqueólogo Ignacio Martín Lerma, los miembros del Grupo Almadenes José Olivares y Francisco Morote y la presidenta de la Asociación Voluntarios de Siyâsa, María José Morcillo. Ante del comienzo del mismo, el presidente de Ruralmur, el artista José Antonio Lucas, hizo entrega al alcalde de Cieza de una escultura inspirada en el ídolo de la Serreta con motivo de este doble aniversario.


Galería multimedia