Ayuntamiento

Una escuela de verano jamás soñada

Cieza.es | 16 de agosto de 2018 a las 09:25

Como no podía ser de otra forma, la Escuela Social de Cieza que promueve la Cofradía de la Santa Verónica no ha dejado pasar la ocasión de preparar una jornada muy especial con motivo de su clausura. Un año más las piscinas del Polideportivo Municipal Mariano Rojas sirvieron de lugar de despedida entre niños y monitores en un espacio generoso para la diversión.

Otro sueño hecho realidad es lo que queda tras la clausura de la tercera edición de la Escuela Social de Cieza que, bajo el lema 'Disfrutando del verano', han ofertado la Obra Social 'la Caixa' y la Cofradía de la Santa Verónica, con la colaboración de las concejalías de Educación y Bienestar Social y el Servicio Municipal de Deportes. Quizás el mayor acierto ha vuelto a ser la apuesta de sus organizadores por la importante función educativa y social que encierra esta experiencia.

Un total de 80 niños han participado en esta iniciativa cuya finalidad es la de avanzar en la igualdad de oportunidades de todos los niños de Cieza, ofreciéndoles actividades de ocio y educativas con otros menores durante su época de vacaciones. Se trata de escolares de Primaria, que, por diferentes motivos, no pueden acceder a las escuelas de verano existentes en la localidad, y a los que se les ofrece durante la primera quincena de agosto la posibilidad de asistir a una escuela de verano en el CEIP Pedro Rodríguez.

El de ayer no fue un día más dentro de su rutina semanal. Al contrario. Y es que los pequeños tuvieron la oportunidad de realizar unas coreografías musicales ante las concejalas de Bienestar Social y Educación, Cristina García-Vaso y Manuela Fernández, respectivamente; el directivo de la Cofradía de la Santa Verónica, Juan Francisco Melgarejo, y el representante de Caixabank en Cieza, José Manuel López. Fue la manera de celebrar una experiencia que no olvidarán. Con la entrega de diplomas de asistencia se puso el colofón al acto de clausura.

Tanto López como Melgarejo valoraron de forma "muy positiva" lo que ha sido esta tercera edición, resaltando el índice "creciente" de niños inscritos este año y de forma continuada desde que se iniciara este proyecto en 2016. No quisieron pasar por alto la colaboración tanto del Ayuntamiento como de Antonio Jesús Bermúdez, director del equipo de monitores, además de "la gran labor e implicación mostrada por cada uno ellos", manifestando que "en gran medida son  responsables de que los niños tengan una gran ilusión en esta escuela que para muchos de ellos son sus vacaciones de verano".

Igualmente no quisieron olvidar el compromiso del servicio de comidas y de su cocinera Josefa Martínez por "haber cuidado la alimentación de los niños con un mimo y una delicadeza excepcional". De la misma forma ambos dejaron muestras de la importancia que supone esta escuela para los niños, pues "trabajan aspectos lúdicos, deportivos, sicomotrices, a relacionarse con niños de diferentes colegios, a valorar el trabajo y las actividades que realizan y a estrechar lazos de amistad con el resto de niños y con sus monitores durante sus vacaciones".


Galería multimedia