Ayuntamiento

Medio Ambiente intervendrá en 1.500 hectáreas de arbolado para protegerlas contra el cambio climático

Cieza.es | 20 de diciembre de 2017 a las 11:50

La intervención el año próximo supondrá una inversión de 1,5 millones de euros.

La Comunidad Autónoma invertirá 1,5 millones durante 2018 en realizar acciones concretas sobre 1.500 hectáreas de masa forestal que eviten los efectos del cambio climático sobre la masa vegetal. Estas actuaciones se enmarcan en el plan de acción para la adaptación al cambio climático de las masas forestales de la Región, dentro del plan específico.

Así lo anunció el consejero de Medio Ambiente, Javier Celdrán, en la apertura de las jornadas técnicas sobre este plan de acción para el periodo 2018-2022, que cuenta con una inversión inicial de 4.029.600 euros del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) para acciones como la eliminación de pies secos, adaptaciones de selvicultura y recuperaciones de hábitats, destinadas a que las masas forestales sean más resistentes al aumento de las temperaturas y la falta de agua.

Las características de cada masa forestal y los efectos del cambio climático son diferentes, por lo que desde la dirección general de Medio Natural se harán planes de gestiones forestales adecuados a cada terreno, con intervenciones que pueden estar más centradas en la propia masa forestal como trabajos de selvicultura adaptada a la extracción de biomasa para evitar incendios; la gestión forestal del agua y los suelos, o la regeneración natural de la masas vegetales en ambientes adversos.

El proyecto de presupuestos de la Consejería recoge una intensificación de las acciones del Plan Forestal para dotar de mayor y mejor salud al territorio arbolado de la Región, para luchar contra la desertificación y el cambio climático. Serán 11 los millones que se destinen a trabajos para recuperar masas vegetales afectadas por incendios en Moratalla, Calasparra y Cieza; así como para ejecutar labores de prevención en zonas como Alhama, Caravaca, Cehegín, Cieza, Mula, Lorca y Totana. Todas estas actuaciones tendrán en consideración los efectos del cambio climático para asegurar resultados óptimos.