Ayuntamiento

Ricardo Moreno parafrasea al Papa Francisco: "La Navidad para mí es esperanza y ternura"

Cieza.es | 18 de diciembre de 2017 a las 20:17

En Navidad es fácil dejarse llevar por lo superfluo y olvidar lo importante. Para centrarse en el sentido religioso de estas fechas, el pregonero de la Navidad de este año aludió a los cuatro consejos del Papa Francisco que invitan a los cristianos a vivir estas celebraciones en armonía familiar. Dijo que lo primero es hacer espacio para el Niño que va a nacer.

En el pregón de Navidad organizado por la Cofradía de la Santa Verónica coincidiendo con el último domingo de Adviento, Ricardo Moreno (Cieza, 1958) ensalzó el verdadero sentido de la Navidad: "Si queremos celebrar su verdadero significado, contemplemos la sencillez frágil de un niño recién nacido, la dulzura al verlo recostado, la ternura de los pañales que lo cubren. Allí está Dios".

Ese es el signo de siempre para encontrar a Jesús, "no sólo entonces, sino también hoy", y añadió lo siguiente citando al Papa Francisco: "El Niño que nace nos interpela: nos llama a dejar los engaños de lo efímero para ir a lo esencial, a renunciar a nuestras pretensiones insaciables, a abandonar las insatisfacciones permanentes y la tristeza ante cualquier cosa que siempre nos faltará".

En un texto bien construido y resuelto, también afirmó que "la Navidad tiene sobre todo un sabor de esperanza porque, a pesar de nuestras tinieblas, la luz de Dios resplandece. Su luz suave no da miedo; Dios, enamorado de nosotros, nos atrae con su ternura, naciendo pobre y frágil en medio de nosotros, como uno más. Dejémonos tocar por la ternura que salva".

Moreno intervino tras la misa oficiada por Rafael Martínez en la iglesia de San Joaquín, donde asistieron, entre otros, el alcalde de Cieza, Pascual Lucas, y representantes de la cofradía anfitriona con su presidente a la cabeza Carlos Gustavo Aroca, Junta de Hermandades Pasionarias, Corporación municipal y presidentes de cofradías y hermandades ciezanas.

En su mensaje de esperanza el secretario de la Asociación Cieza+Vida también dijo que la vida es el mayor regalo de todos, y "Dios nos brinda el modelo de amor familiar". En su hermoso discurso plagado de alusiones a los dos últimos pontífices expresó que "la Navidad es contemplar la visita de Dios a su pueblo, esta consolación sólo puede ser vivida y transmitida desde la ternura y la esperanza".

También puso en su boca uno de los tres deseos de Benedicto XVI ante un árbol de Navidad: "Que cada uno de nosotros aporte algo de luz en los ambientes en que vive. Que cada uno sea una luz para quien tiene al lado; que deje de lado el egoísmo que, tan a menudo, cierra el corazón y lleva a pensar sólo en uno mismo; que preste más atención a los demás. Cualquier pequeño gesto de bondad es como una luz de este gran árbol: junto con las otras luces ilumina la oscuridad de la noche, incluso de la noche más oscura".

En el clímax de la emotividad, y para terminar su pregón en el que no faltaron alusiones a la familia, a su profesión de enfermero y a las pequeñas cosas del día a día que hacen entrañable la Navidad, leyó unas coplas en castellano antiguo 'Tres maneras de coplas en loor del Nasimiento de Christo', que fueron recuperadas por el bibliófilo ciezano Antonio Pérez Gómez (1902-1976) y donadas al poeta y escritor santanderino Gerardo Diego (1896-1987).

Casi se ha convertido en una tradición que el Coro y Orquesta de la Escuela Municipal de Música y Conservatorio Maestro Gómez Villa bajo la dirección de Antonio Francisco Villa ofrezcan conjuntamente una actuación con piezas de clásicos populares como 'Concierto para dos oboes' de Vivaldi y algunos villancicos como 'Arbolito' y 'Clap your hands and sing hallellujah'. Una forma de poner broche al pregón de Navidad. Y es que hay canciones, como el repertorio elegido para la ocasión, que despiertan los recuerdos; encienden el espíritu navideño; hacen sentir sencillamente bien.


Galería multimedia