Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Cieza muestra su apoyo al Manifiesto Levantino por el Agua, a la sostenibilidad del Trasvase Tajo-Segura y al sector agrícola

Cieza.es | 7 de diciembre de 2017 a las 18:56

La propuesta ha sido presentada por la Alcaldía y ha contado con el apoyo de todos los grupos municipales, exceptuando la abstención de IU-Verdes, y los concejales no adscritos, quienes han resaltado la importancia de caminar juntos, dejando de lado los colores políticos para hacer frente a la grave situación de sequía que atraviesa la Región de Murcia. En el debate de la misma fue rechazada una enmienda de adición presentada por el grupo municipal popular.

El Pleno del Ayuntamiento de Cieza ha mostrado la adhesión de la institución municipal al Manifiesto Levantino por el Agua propuesto por el Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats) y ha facultado al alcalde Pascual Lucas a que, en nombre de la Corporación municipal, suscriba en todos sus términos el citado documento, reivindicando la perdurabilidad del Acueducto Tajo-Segura como pilar básico de futuro para las poblaciones presentes y futuras.

También insta al Gobierno de España al mantenimiento del trasvase, poniendo en marcha de forma urgente todas las medidas necesarias ya planteadas al Ministerio de Agricultura en el pasado mes de julio que garanticen la perdurabilidad del acueducto por ser pilar básico de la agricultura y empleo de Cieza. Además, insta al Gobierno de España a que muestre su apoyo a regantes y agricultores murcianos, movilizando y poniendo a su disposición todos los recursos hídricos necesarios al amparo del Decreto de Sequía y Ley de Aguas.

La propuesta justifica su contenido porque Cieza se encuentra en estado de emergencia por falta de agua, sufriendo tres años de total sequía. Esta situación se ha venido agravando considerablemente por el cierre del trasvase el pasado mes de mayo, el sellado de las desalobradoras particulares, el desmantelamiento del salmueroducto que limita el uso de aguas subterráneas de alta salinidad, la situación de los embalses de la Cuenca del Segura que se encuentran al 13 por ciento y porque ya no se dispone de agua de la desalinizadora de Torrevieja por destinarse toda su producción al abastecimiento de la población.

Según el texto aprobado por el Pleno municipal, este déficit hídrico está provocando una reducción importante de la actividad agrícola que, a su vez, redunda en una disminución del empleo y que irá a más si no se adoptan las medidas apropiadas. La agricultura de Cieza y del resto de sectores económicos del municipio aportan millones de euros al PIB nacional, generando empleo directo a miles de personas. Además están en peligro grandes superficies de regadío, concretamente, alrededor de unas 14.000 hectáreas.

A este respecto, y según el texto aprobado, "conscientes de la situación, someramente descrita, el Pleno del Ayuntamiento de Cieza ante las previsiones de agua de la Comunidad de Regantes del Tajo-Segura para el presente año hidrológico y que éstas no dan cobertura a la demanda hídrica de los cultivos de la zona, así como la reciente modificación de la aplicación de las tarifas del trasvase que se han venido realizando desde hace 38 años que suponen, a dicha comunidad de regantes de Cieza realizar un desembolso anual sin garantías de recibir agua procedente del Trasvase, manifiestan no estar dispuestos a pagar por un agua que no les es suministrada".

"Para la comunidad de regantes -continúa la propuesta- lo prioritario es el mantenimiento del trasvase dotándolo de mayor estabilidad, considerando que el resto son medidas complementarias. Esas medidas que han venido proponiendo a las diferentes Administraciones durante años y que resolverían prácticamente toda la problemática hídrica serían por ejemplo: la construcción de una red de colectores, una planta de tratamiento y un emisario para la conducción y evacuación para el rechazo de las desalobradoras; aumentar el aporte de agua desalinizada (finalizar urgentemente la acometida eléctrica de la desalinizadora de Torrevieja e incrementar su capacidad a 120 hm3, ampliar en más de 25 hm3 la capacidad de producción de la desalinizadora de Escombreras y analizar la construcción de nuevas desalinizadoras); agilizar infraestructuras para la consecución del vertido cero al Mar Menor (mediante la aplicación de la red de captación de agua de drenaje para riego); puesta en marcha de unos 250 sondeos particulares durante el periodo de sequía; favorecer las cesiones de derechos (bancos de agua); precio social del agua desalada; y la realización del Plan Hidrológico Nacional para que se puedan ejecutar las infraestructuras hidráulicas necesarias que den estabilidad al sistema".

Asimismo, el documento finaliza señalando que "en definitiva el problema hídrico no se debe solamente a la falta de precipitaciones, lo es también el déficit de infraestructuras necesarias que puedan dar estabilidad al sistema. La soluciones al déficit de infraestructuras son viables socioeconómicamente y sostenibles medioambientalmente tanto a corto, como a medio y largo plazo, según estudio realizado por el Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats)".