Ayuntamiento

Trabajos que dan vida

Cieza.es | 28 de octubre de 2017 a las 13:10

El grupo 'Mucho por Vivir' de Cieza persevera en su lucha contra el cáncer de mama

Son madres, abuelas, esposas, trabajadoras y amas de casa. Además de todo ello, muchas de ellas sufren cáncer. Han aprendido a conllevarlo con las facetas cotidianas de la vida, a sumarlo en las escarcelas que cargan en sus espaldas, a no esconderlo y sí afrontarlo con la valentía que les confiere sentirse vivas y útiles en sus diferentes ámbitos. Han tomado estos días las calles de Cieza con la ilusión de encontrar rostros de respuesta, comprensión y apoyo contra el cáncer de mama en la conmemoración de su día internacional, informando y concienciando sobre esta atroz enfermedad.

Después de la jornada, no cesó ni mucho menos su actividad; regresaron con una sonrisa al colectivo desde el que luchan y trabajan durante todo el año como una labor paralela al resto de sus obligaciones y que las hace percibirse más gallardas si cabe. Ellas forman parte del grupo 'Mucho por Vivir' de la Junta Local de la Asociación Española contra el Cáncer, presidida por Juan Sánchez. Se trata de uno de los círculos de terapia psicológica repartidos por la geografía de la Región de Murcia y que se estructuran en módulos sobre ansiedad, estrés, autoestima, imagen corporal, sexualidad, estado de ánimo y habilidades sociales. Además se les ofrece a las usuarias atención social y psicológica individual, masaje linfático, así como talleres de ocio y tiempo libre.

La añorada Ana María Ruiz Lucas y Pepi García Torres fueron las encargadas, hace unos años, de poner en marcha este grupo en la localidad. Buscaron y hallaron mujeres que ofrecieron sus habilidades en la costura y el bordado para confeccionar productos que vender y dirigir la recaudación a la investigación contra el cáncer. Quisieron dar un paso más allá y su propuesta de fundar un taller de bordado en oro, comandado por la especialista en la materia Elisa Alarcón Fernández, vio la luz con el tiempo, así como sus frutos, materializados, de momento, en los faldones bordados que han salido sus hacendosas manos y que se estrenaron en la pasada procesión del Corpus Cristi de Cieza. Continúan actualmente su trabajo con más encargos que verán la luz en poco tiempo.

"El cáncer es la enfermedad que más ansiedad produce en el ser humano, una ansiedad que se traduce en miedo y aislamiento. El papel de los voluntarios testimoniales es muy importante. Tuve la oportunidad de poner en marcha el grupo de apoyo 'Mucho por vivir' con el fin de ayudar a mujeres a afrontar el cáncer y minimizar las alteraciones emocionales derivadas del proceso de la enfermedad". Las palabras de Ana María Ruiz Lucas continúan resonando vigorosamente, a pesar de su ausencia, avaladas por los resultados que están saliendo, día a día, de estos corazones esperanzados.