Ayuntamiento

La jornada del 'Ciezano ausente' cumple 10 años desde que fuera recuperada por la Cofradía del Santo Cristo

Cieza.es | 28 de abril de 2017 a las 13:17

El Ayuntamiento de Cieza celebra el próximo miércoles, Día de la Cruz, por décima vez, una intensa jornada marcada por el entrañable acto de homenaje al ciezano ausente organizado por la Cofradía del Santísimo Cristo del Consuelo.

Los actos han sido presentados este jueves por el alcalde, Pascual Lucas, y el presidente de la hermandad, José Balsalobre.

Cerca de 10 ciezanos, según precisó Balsalobre, que, por diversos motivos, hace años que viven fuera de su ciudad natal recibirán el homenaje del Ayuntamiento en un acto en el que estarán presentes, entre otras autoridades, el alcalde encabezando a la representación de la Corporación municipal. Algunas de estas personas viven en localidades de la Región de Murcia, pero también los hay de provincias limítrofes, diversas ciudades de España e incluso del extranjero.

Se trata de la consolidación de la recuperación de una tradición que se viene celebrando ya una década tras un amplio paréntesis temporal y que rescata el homenaje al ciezano ausente, una recepción oficial que el Ayuntamiento de Cieza brindaba con ocasión de la festividad del Día de la Cruz en la década de los años 50 del siglo XX.

El primer edil y el presidente de la cofradía serán los encargados de dar la bienvenida por la mañana en el ayuntamiento a partir de las 11 a los invitados a la recepción, quienes irán acompañados por ciezanos ausentes de otras ediciones anteriores y familiares. En el transcurso de la misma, en el salón de plenos, se hará entrega de unos monolitos con la imagen del Santo Cristo a cada uno de ellos como un recuerdo conmemorativo del día y la revista del evento correspondiente al año 2017, cuya portada reproduce en esta edición la imagen de la ermita de la patrona de Cieza, la Virgen del Buen Suceso.

Seguidamente, la comitiva visitará la casa-museo de la cofradía en la calle Cartas, donde firmarán en el libro de oro de la hermandad y, posteriormente, se desplazarán hasta el Museo Siyâsa. Finalizarán la jornada con una comida de hermandad y la asistencia a la misa previa al traslado de la imagen del Santo Cristo hasta su ermita, según marca la tradición del Día de la Cruz.