Ayuntamiento

Fervor que no se apaga con el final de la feria

Cieza.es | 3 de septiembre de 2015 a las 10:24

En ningún lugar del casco antiguo de Cieza, donde abundan los rincones con más encanto del municipio, puede San Bartolomé tener un marco más hermoso que en la plaza Mayor, con la Asunción. Digna del mejor folleto turístico, este templo de factura renacentista y con una magnífica portada barroca está rematado por la torre levantada en 1873 por José Marín Baldo.

La lluvia impidió anoche que la Hermandad de San Bartolomé pudiera realizar el traslado del patrón de Cieza a la hora prevista desde la iglesia de la Asunción hasta su ermita. Ante el riesgo de que arreciera la tormenta, la presidenta Laura Villa optó por retrasar media hora la salida, y finalmente decidió iniciar el traslado de la venerada imagen, que fue mucho más corto de lo habitual. Y es que se decidió no hacer al completo el itinerario fijado.

Llegando a su punto final la feria de agosto tras nueve días intensos, cientos de ciezanos aguardaron con paciencia este momento para acompañar a su patrón en la procesión que acabó en su ermita, donde permanecerá hasta las fiestas del año que viene. Antes, a las 19.30 horas, se celebraba una misa en sufragio de los hermanos difuntos de San Bartolomé. La misma fue oficiada por el párroco de la Asunción, Antonio Muñoz, que estuvo acompañado por el coadjutor Juan Domingo Báez.

Con ocasión de la jubilación de este querido sacerdote de origen yeclano, que lleva ejerciendo su ministerio desde 1992 en Cieza, la presidenta de San Bartolomé le impuso el escudo de oro de la hermandad. Honrado y visiblemente emocionado, Muñoz mostró su agradecimiento por esta distinción. El consiliario de la Junta de Hermandades Pasionarias recibió una fuerte ovación de los fieles que llenaban la iglesia.

A la función religiosa asistieron la presidenta y el vicepresidente de la Hermandad de San Bartolomé, Laura Villa y Antonio Salmerón; el presidente de la Junta de Hermandades Pasionarias, Joaquín Gómez; el pregonero d ela feria Antonio Jesús Yuste; la sargento jefe de la Policía Local, María José Hernández, y los concejales de la Corporación municipal Juan Manuel Molina, Enrique Fernández y Ana Belén Corredor.

Tras el oficio religioso tuvo lugar la lectura del 'Sudor del Santo', la leyenda que rememora un hecho ocurrido en el siglo XVIII sobre los esfuerzos que la imagen del patrón, sacada en rogativa a la calle, realizó en cierta ocasión para librar a los ciezanos de una gran tormenta que amenazaba los cultivos y a los vecinos del municipio.

Una vez cesada la lluvia, tuvo lugar la procesión con la imagen del santo, acompañando al patrón, además del pueblo, su hermandad, clero, Corporación Municipal con el alcalde a la cabeza Pascual Lucas y autoridades locales. San Bartolomé salió a la plaza Mayor al son del Himno de España interpretado por la Banda Municipal de Cieza, que realizó un magnífico trabajo musical durante todo el recorrido procesional bajo la dirección de Ginés Martínez Morcillo.

En el Balcón del Muro, de regreso hacia a su ermita, la venerada imagen brindó algunos de los momentos más entrañables como la bendición de los campos y la huerta como manda la tradición. Completamente volcado a la huerta a través de una enorme muralla de piedra, este mirador situado a espaldas de la ermita del Santo Patrono se asoma a la huerta con una vista espectacular.