Ayuntamiento

Una hermosa misa huertana

Cieza.es | 27 de agosto de 2015 a las 09:48

Quienes viven el día grande del patrón de Cieza, 24 de agosto, creen sinceramente que ese estallido de ilusión y fervor es la piedra angular sobre la que se asienta la Feria y Fiestas en honor a San Bartolomé. Asistir a la misa huertana es la mejor forma de empaparse de lo que seguramente es el momento de mayor raigambre de las fiestas patronales.

No resulta fácil sustraerse al ambiente de Cieza durante la mañana del 24 de agosto -una ciudad que invita a deambular por sus calles, nada más despuntar el día, acompañando a la Banda Municipal de Música con su tradicional diana musical-,pero vale la pena hacerlo para disfrutar de su sabor más popular.

Y para terminar este paseo matutino por la localidad, después de una caminata impregnada de algún modo por los pasodobles, no hay nada mejor que acudir a la concentración previa a la misa huertana en la plaza de España. El recorrido hacia la basílica de la Asunción lleva por calles empedradas: Buen Suceso, Angostos, Santo Cristo, Cánovas del Castillo y Plaza Mayor.

No faltan miembros de la Hermandad de San Bartolomé ataviados con el traje huertano. Aquí y allá, zaragüelles y refajos. Los Coros y Danzas de Cieza y el Grupo de Baile Regional del Centro Social de Personas Mayores del IMAS contribuyen a dar más color a la jornada. Es este acto la mejor ocasión para admirar la riqueza de sus indumentarias tradicionales.

En la Plaza Mayor, junto a la iglesia, aguardaban las autoridades municipales con el alcalde a la cabeza Pascual Lucas. En el interior del templo, abarrotado de personas, los concejales Manuela Fernández, Juan Manuel Molina, Francis Piñera y Fernando García de Ángela; la presidenta de la Hermandad de San Bartolomé, Laura Villa; el pregonero de la feria Antonio Jesús Yuste y el vicepresidente de la Junta de Hermandades Pasionarias, Francisco Penalva.

Si uno describiera la misa huertana en honor a San Bartolomé, la imagen no diferiría mucho de la de cualquier otro pueblo murciano: coplas tradicionales, ofrenda de flores y frutos, bailes folclóricos y mucha devoción al Santo Patrono. Bandurrias, guitarras y castañuelas también protagonizan una cita donde convive lo folclórico con lo espiritual.

El párroco de la basílica de la Asunción, Antonio Muñoz, ofició la misa concelebrada por varios sacerdotes entre los que se encontraban los ciezanos Ramón García y Manuel Verdú. Durante su homilía, Muñoz ensalzó la figura de San Bartolomé, "un hombre de fe que vio a Dios en las cosas, pero también fue apóstol y testigo de Dios en la Pascua". Subrayó que el mundo "necesita hombres que miren al hombre a la cara. Queremos ser hombres de Dios para construir en la sociedad. La gente necesita ver al Señor encarnado y hecho hombre".